Cuenta Corriente Personal

Definición

La cuenta corriente es una cuenta denominada en dólares de los Estados Unidos movilizada mediante cheques y transferencias electrónicas. Esta cuenta permite al cliente controlar y administrar su dinero con eficiencia, y realizar transacciones y operaciones internacionales con la mayor seguridad, flexibilidad y confianza. También podrá devengar intereses sobre un saldo mínimo.

Características

  • Cuenta denominada en dólares de los Estados Unidos
  • Bajos montos mínimos de apertura y mantenimiento
  • Intereses devengados sobre saldos iguales o superiores a US$2,500 y calculados sobre saldos diarios, pagaderos mensualmente sobre el saldo mínimo del día*
  • Número ilimitado de depósitos y retiros mensuales
  • Fondos disponibles mediante transferencias electrónicas, cheques y/o Tarjeta de Débito MasterCard® Debit
  • Permite efectuar pagos y recibir transferencias por vía electrónica desde y hacia cualquier parte del mundo**
  • Servicio telefónico gratuito
  • Acceso por internet a través de nuestra página web segura para consultar saldos y obtener estados de cuenta
  • Estado de cuenta mensual impreso o electrónico***
  • Posibilidad de comprar Cheques de Gerencia

Requisitos Básicos de Apertura

  • Completar documentos de apertura AQUÍ
  • Copia de cédula de identidad y pasaporte vigentes
  • Una (1) factura de servicios públicos o privados (luz, agua, teléfono de línea fija, televisión por cable) indicando la dirección de residencia
  • Para el resto de los requisitos o formularios que debe completar, favor de referirse a Servicio al Cliente en la parte de Formularios – Cuenta Personal

Nota: El Banco puede requerir documentos adicionales según lo considere necesario y conforme a las leyes y regulaciones que lo rigen.

Costos y Montos Mínimos

**Ciertas leyes prohíben o limitan las transferencias procedentes de o hacia países sancionados por los Estados Unidos de América.

*** Según divulgaciones de términos y condiciones para cuentas de depósitos.

content-pic-1

Los fondos depositados en las Cuentas no están asegurados por el gobierno de los Estados Unidos de América. En caso de insolvencia o cierre de la institución, el recobro de dichos fondos no está garantizado por el gobierno federal de los Estados Unidos de América.